Los blogs han nacido de una necesidad de comunicación. Son verdaderos hijos de los tiempos que corren.
Antiguas costumbres de tranquilas charlas de zaguán quedaron sepultadas para siempre.

Ahora - tenemos - zaguanes - virtuales.





Afectos y recuerdos

Las tardes en el living "de los sillones grandes". 


Ahí no se jugaba.
Se recibía a las visitas o papá se sentaba a escuchar música.



Ni bien lo veía empezar a preparar los discos, corría al living. Era lo único que me hacía dejar el libro que estaba leyendo. Mis padres hicieron siempre  lo imposible por "hacerme dormir la siesta", pero nunca lo lograron. Guardaba el libro bajo la almohada, y cuando nadie lo sospechaba ya estaba leyendo otra vez. A quién le podía gustar dormir la siesta? (ahora me encanta).
Pudo más la música y sentarme a su lado en "los sillones grandes".

Me enseñaba a escuchar y a mí me encantaba aprender.
Empecé a conocer a Beethoven, Schubert, Wagner, Tchaikovsky... 
... y muchos más. 
Él se alegraba que empezara a reconocerlos, y así empezó el juego...
..."a ver si sabés quién es este compositor?"...  
Por aquella época escuchaba más sinfonías que óperas.

A Mozart lo descubrí sola, y mucho después. 
Fue mi gran descubrimiento.